Metas personales

El matrimonio es para tener proyectos en común pero también hay espacio para perseguir sueños personales.  Todos los que aceptamos este maravilloso reto sabemos que hay cosas que queremos alcanzar, sea que nos dimos cuenta antes o en el camino.

Si fue antes de casarnos que comenzamos a tener planes de lograr un grado académico, estudios vocacionales, trabajo o viajes; lo que el sentido común nos dice es que debimos compartir nuestros planes con nuestra pareja y medir los posibles conflictos entre “mis” planes y los del “otro”.  Por ejemplo, el  plan de esta chica es ser decoradora de interiores en París y su novio es un biólogo marino que sueña ganarse el sustento estudiando ballenas azules. Si es posible o no su relación le toca a esta pareja enamorada poner en balanza sus metas personales y su amor o quizás ajustar un poco esas metas.  Gracias doy que es una pareja ficticia pero me temo que no estoy muy lejos de la realidad.

Si por otro lado, es después de casado que te has dado cuenta que ese deseo no era un simple capricho sino un verdadero anhelo; no hay porque cruzar los brazos. No debes darte espacio para ser como los mártires, de los que en vez de morir a ellos mismos, se pasan recordando todo lo que dejaron atrás por su matrimonio.  Con una buena actitud y dirección de Dios podrás comenzar otra etapa provechosa en tu vida.

¿Qué metas personales debo perseguir?

Todas aquellas metas que son lo suficientemente importantes como para hacer grandes sacrificios y todas aquellas metas que puedo alcanzar. Lo primordial es sentarnos a dialogar con nuestra mente y tratar de mirar el panorama completo.  El tiempo que toma alcanzar mi meta, el costo, los beneficios y las desventajas, aquellas personas que se van a ver afectadas,  cómo ha reaccionado mi familia ante otros momentos de cambios, entre otras cosas. Luego al hacer el mismo ejercicio con mi esposo o esposa y contar con su apoyo, tendré más luz en cuanto a cuán real es mi meta.

Lucas 14:27-30 dice:

… Porque ¿quién de vosotros, queriendo edificar una torre, no se sienta primero y calcula los gastos, a ver si tiene lo que necesita para acabarla? No sea que después que haya puesto el cimiento, y no pueda acabarla, todos los que lo vean comiencen a hacer burla de él, diciendo: Este hombre comenzó a edificar, y no pudo acabar”.

Esto nos ayudará a cuidar el matrimonio de desilusiones y heridas.

De camino a la meta

En el proceso de alcanzar mi meta debo estar abierto a modificar algunas cosas y hacer ajustes.  Debo tener claro que sigo casado y sigo teniendo una familia.  Al entrar en esto dijimos que debíamos estar dispuestos a hacer sacrificios. Me imagino que casi todo el mundo pensó en los sacrificios económicos, los sacrificios de pasar menos tiempo con la familia, etc,  por supuesto que esos son sacrificios. Pero también están los sacrificios que retrasan el alcanzar mi meta. Como que debo dejar espacio para compartir con mi pareja, invertir en ella, en mi hogar aún cuando el tiempo apremia y el dinero escasea. Como que a veces se explotarán las gomas del auto o uno de tus hijos necesitará que salgas a comprar medicina para la fiebre a altas horas de la noche.

Hacer tu meta personal una meta familiar es una buena idea.  La ventaja más marcada de construir tus sueños personales dentro del matrimonio es la ayuda que tu pareja te puede brindar.  Un esposo o una esposa bien intencionado podrá darte el enfoque que necesitas cuando el ánimo no es el mejor, podrá romper tu agenda cuando estás muy cargado, dándote oportunidad para distraer la mente y podrá contribuir económicamente contigo.

Involucrarlos hará que la meta sea esperada por todos y el proceso sea más divertido.  Si tu meta es visitar el Guggenheim en Abu Dhabi, busca y haz tu plan de modo que puedan visitar lugares que a tu pareja le interesan más y compártelo con ella. No te “guilles” de solitario cuando no lo estás.  Si tu meta es escribir una novela de ciencia ficción pídele a tu esposo o esposa que lea lo que has escrito para darte ideas.  Si tu meta es lograr un título universitario, comenta sobre tus clases y pide opiniones. Una meta es alcanzada y se disfruta de ella después de mucho trabajo y todos los que hayan puesto sus esfuerzos para alcanzarla sabrán valorarla y disfrutarla.

2 Timoteo 2: 6-7 dice:

“El labrador, para participar de los frutos, debe trabajar primero. Considera lo que digo, y el Señor te dé entendimiento en todo”.

dos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s